sábado, 10 de noviembre de 2007

Realmente el video me pareció interesante, pero no tocó temas o por lo menos, no en su totalidad, que fueran desconocidos por mí, ya que la época de la Argentina de la que habla el film, es un período muy hablado en mi familia, y del que estoy bastante informada. Pero me pareció muy interesante cómo el film mostró a los estudiantes que militaban, como verdaderos luchadores, y no como se los enseña en la película “La noche de los lápices”, en donde los muestran como simples adolescentes inocentes, que pedían un boleto estudiantil, cuando en realidad fueron ejemplos de vida, desaparecidos por estar comprometidos fuertemente con sus ideales.
Si por otro lado comparamos la forma de vida de la juventud del 70’, con la de la actualidad, encontraremos varios puntos de divergencia, por un lado tenemos la esperanza y la fuerza para que el cambio social se produzca, por otro lado, en nuestra sociedad los jóvenes permanecen resignados a vivir sin cuestionar al futuro, en un mundo sin oportunidades. En segundo lugar, podemos encontrar que la mayoría de los jóvenes de los años 70’, se encontraban afiliados a algún partido político, y realizaban trabajos de caridad, para solidarizarse con los menos afortunados; la juventud actual es totalmente contraria esa situación, porque es muy difícil que algún adolescente sea miembro de algún partido, o realice trabajos asistencia.
La película muestra, desde su principio hasta su final, el compromiso que poseían esos jóvenes (no tan distintos a nosotros), que lucharon con todas sus fuerzas, y hasta con su propia vida, por pensar que el mundo no tenía por qué ser de la manera que era, y por hacer todo lo posible para cambiarlo.
Para mí la película se llama “luchando la primavera”, porque los jóvenes luchaban para que terminara el “invierno” que podría ser considerado como tal, la dictadura del 76’, y para que se diera comienzo a la “primavera”, que podría ser un mejor país, el país por el que ellos luchaban.
Me pareció una buena película, aunque hay partes que se vuelven monótonas, ya que se repiten los mismos diálogos, pero es buena, y contiene información interesante. El film produce un aliento en quien la ve, ganas de querer luchar, y entender que no es tan loco querer que cambien las cosas. Me gustaría poder convertirme en un actor social, poder demostrar que no todo está perdido.
Ailen T

1 comentario:

Edith Bello dijo...

Guauuu. Qué final!!! Ojalá te animes.