sábado, 10 de noviembre de 2007

El documental Luchando la primavera me pareció interesante.
En él se trataban temas de los cuales mucho no sabía o desconocía, como por ejemplo, no sabía de la existencia de “La noche de los bastones largos”. Con el documental pude enterarme que fue durante la dictadura militar que encabezaba Onganía, el cual ordenó que la policía reprimiera en las universidades para expulsar alumnos y profesores.
Sobre “La noche de los lápices” tenía alguna noción, pero el video me dio más información.
Conocí mucho sobre la vida de María Claudia Falcone, esa militante y estudiante de Bellas Artes secuestrada, que vivía en La Plata y la cual fue un verdadero ejemplo de la vida.
Me llamó mucho la atención y más que nada me puso orgullosa, cómo ella luchaba por ese boleto estudiantil aunque no lo necesitaba, todo era por los demás, por sus compañeros de menores recursos y eso es realmente admirable.
Con lo que desarrolló el video, pude establecer comparaciones entre los jóvenes de la década del ’70 y los actuales. Por un lado, puedo decir que se nota que la juventud de antes estaba más metida en lo que es la militancia y la política, armaban centros de estudiantes y llevaban a cabo luchas para defender sus derechos. Hoy en día, si bien existen algunos grupos de estudiantes de diferentes colegios, ese tipo de participación no está tan desarrollada como antes. Y por otro lado, noto que si tienen algo en común, el ser héroes. Los adolescentes de aquella época daban todo, hasta su vida (literalmente), por lo que querían. Iban al frente y no les importaba a quien tenían que enfrentarse, luchaban hasta el final. En la actualidad, puede que también pase eso, en menor medida (por lo que dije anteriormente), pero el heroísmo se refleja de otra manera. Un ejemplo claro de esto, fue lo que pasó en Cromagnon. Los chicos que tuvieron la posibilidad de salir del boliche sanos y salvos no se quedaron con las manos cruzadas, entraron de nuevo y rescataron a otras personas. Tuvieron en cuenta a otras vidas, no se centraron en la suya solamente.
Volviendo a lo que es el documental, yo creo que lleva ese nombre porque las fechas en la cual estuvieron sucediendo esos hechos terribles, era cercanas al 21 de septiembre, día de festejo. Durante ese tiempo, lo que menos había era clima de primavera, como leí en algún lado, “la primavera sólo estaba en el almanaque” y ellos luchaban para que ese clima gélido que rondaba se fuera y vinieran tiempos de paz y felicidad.
Como cierre, puedo decir que el documental me gustó. Me brindó conocimientos sobre hechos de los cuales tenía muy poca información y me demostró que en el país no sólo hubo gente con maldad y que se fijó en sí misma, sino que hubo gente, personas con todas las letras, que lucharon y dejaron hasta el alma por defender y reclamar sus derechos y sobre todo, los de los demás. Esas personas, seguirán vivas en nuestro recuerdo, o por lo menos el mío, siempre.




MELISA CONTRATTI 5TO 2DA

1 comentario:

Edith Bello dijo...

Qué bueno que las recuerdes meli...Gracias por tus aportes constantes al trabajo del grupo.