sábado, 10 de noviembre de 2007

Este documental es un material muy bueno para entender la lucha que llevaba a cabo mucha gente de nuestra edad en la década del ´70, en la que no se luchaban por intereses propios, en la que se peleaba por cosas justas, que tendrían que ser lo primordial en la organización de un país como lo son los derechos de los estudiantes, que son el futuro del mismo. Nos sirve para conocer las consecuencias de aquella fatídica noche, que luego llamaron “La Noche de los Lápices”.
Algo que me llamo muchísimo la atención, y que también habla de la adolescencia en ese momento, es el compromiso que tenían con sus ideales, porque no era fácil en ese momento decidir hacer una manifestación en la que ponías en riesgo tu propia vida, pero muchísimos adolescentes decidieron luchar por su boleto estudiantil, decidieron decirle no al gobierno militar y decidieron dar su vida por una causa justa.
Me conmovió mucho el testimonio del familiar (no recuerdo si era el padre o el hermano) de Maria Claudia Falcone, secuestrada en “la noche de los lápices” y luego asesinada, yo no conocía mucho, debo reconocer, sobre este tema, pero jamás pensé algo como lo que dijo ese familiar, que ella no necesitaba ese boleto pero acudió igualmente con sus compañeros a luchar por el mismo y así perdió la vida.
Se nota, no solo con este documental sino por todo lo que nos cuentan nuestros padres, que el adolescente del ´70 estaba muy comprometido con nuestro país, lo defendía y se hacía escuchar, no como ahora, que hacen manifestaciones, a veces por cosas incoherentes, y por eso se creen “revolucionarios”, puede sonar un poco despectivo, pero no lo escribo con esa intención, solo que me molesta que algunos que en realidad no hacen nada se quieran comparar con gente que dio su vida por lo que pensaba que era lo correcto. Igualmente, también hay que reconocer que, gracias a Dios, nuestra generación no tuvo que pasar por ningún gobierno militar, y que no sabríamos como reaccionaría la totalidad de los jóvenes ante una situación así.
Mi hipótesis sobre el nombre de este documental es que se basa en la letra de una canción del cantautor español Joan Manuel Serrat, que dice así:
“Y cómo quiere usted que no ande de acá pa´ allá luchando la primavera, cayéndose y volviéndose a levantar la Montonera”, asiendo alusión a la organización argentina; también podría ser por el momento del año en el que se llevó a cabo “la noche de los lápices”, que fue un 16 de septiembre de 1976, a pocos días de la llegada de la primavera, en la que la gente generalmente festeja, sobre todo los adolescentes, y estos jóvenes se encontraban luchando por su vida en centros de detención, siendo torturados y humillados por la gente que supuestamente debía defender a los ciudadanos.
En mi opinión, el documental es muy rico en testimonios e información, pero un poco difícil de llevar, me pareció un tanto lento, pero muy bien armado, solote falto un poco de dinamismo.

Romina Gasali

1 comentario:

Edith Bello dijo...

Buenas relaciones con las "primaveras"...